Un año de la Carpa de la Esperanza

Publicado: 7 de mayo de 2012 en Quequén
La Carpa de la Esperanza luciendo el mural que hicieron los artistas, Nicasio Díaz Llanos y El Duende Garnica

La Carpa de la Esperanza luciendo el mural que hicieron los artistas, Nicasio Díaz Llanos y El Duende Garnica

El día 11 de mayo se cumple un año de la instalación de ese emblema en el que se ha constituído la Carpa de La Esperanza, levantada por un grupo de vecinos que quiere la Autonomía del pueblo, en Almirante Brown y Juan de Garay. Un hecho que hoy, para algunos, todavía, puede llegar a ser algo irrelevante, si piensan que se trata de una cosa tan simple y hasta frágil como es una estructura de hierro con un toldo por el que desfilan los lugareños a diario alentando un sueño.

Pero los que sabemos y sufrimos la razón por la cual se llegó a su creación, estamos ante un acontecimiento que ya es parte de la historia de Quequén, y que resaltará con letras de relieve cuando se escriban los libros que cuenten todo el desarrollo de esta lucha que llevan sus pobladores en la búsqueda de su propio destino.

Es posible que no nos equivoquemos si entendemos que luego de que Lezama lograra constituirse en el municipio 135 de la Provincia, resurgiera y

Ubicación de La Carpa, en Av. Alte. Brown

Ubicación de La Carpa, en Av. Alte. Brown

se acrecentara en Quequén esa llama que encendieron nuestros padres y abuelos reclamando Autonomía. Por eso, hace ya un par de años que una camada de jóvenes entendió que había que unirse a los viejos luchadores, y capitalizando toda esa experiencia de los mayores, han emprendido lo que suponemos será la última etapa del largo camino hacia la Libertad.

Parece que fue ayer cuando convocados por la Unión Vecinal de Fomento se iniciaron los foros a los que fueron convocados todos los pobladores. Era necesario que cada uno participara y aportara ideas para buscar el camino del reclamo y los pasos adecuados para llegar a las autoridades que debían escuchar los reclamos.

Así fue que a medida que pasaba cada una de las reuniones, el número de participantes fue aumentando y llegó el momento de buscar un camino, un lugar, una sede, o un sitio en el que se llevaran a cabo reuniones permanentes. El crecimiento así lo imponía, la convicción aumentaba y el voto de los protagonistas de esta parte de la historia, hizo que se decidiera por la instalación de una carpa, tal vez emulando a aquella Carpa Blanca de Los Maestros que también hizo historia. Y ahí está la carpa, La Carpa de la Esperanza.

Y entonces, los que sentimos el orgullo de haber sido espectadores de este nacimiento, celebramos el hecho porque sabemos que es el testigo mudo de un año de mucho trabajo, de reuniones, de tardes con secciones de alto voltaje, de días con esperas y deliberaciones extensas, y de veladas llenas de sueños e ilusiones, que no son otros que los mismos que alientan a cada uno de los quequenenses, que camina, trabaja y aguarda ese destino de grandeza que le corresponde.

Y al celebrar este año de la instalación de la Carpa de La Esperanza, y repasar ese video imaginario de estos 365 días de permanencia ininterrumpida con sus puertas abiertas a todo aquel que se interese y quiera aportar su trabajo, sus ideas y esfuerzo, se nos viene la presencia de muchos hombres y mujeres que se interesaron y están comprometidos a aportar lo que sea necesario por esa causa que es la Autonomía.

Es que es esa la gente que ha sostenido este estandarte que es La Carpa. Se imaginan que la misma sola, sin el pueblo, no sería nada. El valor está dado por la presencia de cada uno de los que se arrimó para escuchar, para acompañar, para aportar ideas, para discutir propuestas, para conocer los pasos que se daban e interiorizarse de lo que ocurría.

Ha sido y es muy saludable ver como se acercan los trabajadores de distintos rubros, los vecinos y vecinas aportando su granito de arena, su apoyo, su estímulo. Ver a los sindicalistas, a los políticos, todos, sin distinción de banderías, a los profesionales, a los artistas, a los jóvenes, a los mayores. Todos decididos y dispuestos también a escuchar a estos representantes del pueblo en esta instancia tan particular de la Historia de los Ququenenses.

La Carpa de la Esperanza cumple un año, y si bien parece que su vida es muy corta, hablar de las marchas y movilizaciones, los viajes y los trámites, las medidas de fuerza acentuando el reclamo, los festivales y encuentros sociales, la presencia en La Plata o Buenos Aires, todo hecho en tan corto lapso, está demostrando que Quequén está decidido a no esperar más para que su “suerte” cambie.

Y en este año de vida de La Carpa, que no es de nadie y es de todos, se ha solidificado esa creencia tan metida entre su gente: que para un quequenense, no debe haber nada mejor que otro quequenense; que los quequenenses estamos hechos de la misma carne y de la misma sangre y que por eso cada vez debemos estar más orgullosos de reclamar esa independencia que nos niegan. Y por eso también el Nunca Más.

Y al conmemorar este aniversario de La Carpa, no podemos dejar de mencionar al que sin duda es el verdadero padre de esta lucha, el desaparecido Oscar Antonio Afife, que se nos adelantó en la partida y nos dejó para siempre, precisamente cuando esos seguidores suyos levantaban esta carpa. Afife se fue, pero nos dejó su enseñanza, nos indicó el camino de la lucha y sembró esa semilla que ha germinado y que sus seguidores, con sus tareas y propuestas nos demuestran que en cada trámite, en cada proceso de este grupo, su presencia sigue y seguirá vigente.

Anuncios
comentarios
  1. Matias Afife dice:

    Muy linda la nota a seguir luchando!!..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s